Maestros adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) iniciaron el 7 de diciembre una jornada de marchas y protestas en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, por la modificación de las fechas DE aplicación de la evaluación docente. Asimismo instalaron un campamento en el zócalo de la capital.

El 8 de diciembre, alrededor de las 9:00 horas los maestros que se encontraban en el crucero hacia Llano San Juan fueron arrollados por un autobús, muriendo en el lugar el profesor David Gamaliel Ruiz Astudillo y otros dos resultaron lesionados, uno de ellos de gravedad. En los hechos también fueron detenidos tres profesores, dos estudiantes normalistas y un padre de familia.

De acuerdo con declaraciones del vocero de la Sección 7 del SNTE, Hugo Alvarado Domínguez, fueron demasiados los elementos policíacos que el gobierno desplegó para contender la protesta de los maestros inconformes. En la primera valla había miles de elementos de la Gendarmería Nacional de la Policía Federal; en la segunda entre 10 mil y 15 mil soldados fuertemente armados, quienes se dedicaron a provocar y hostigar a los maestros para así tener pretexto para la represión.

También denuncio que en la madrugada los profesores detuvieron algunos camiones en los cuales eran transportados “supuestos maestros para presentar la evaluación, pero no son maestros sino trabajadores administrativos de la misma Subsecretaría de Educación federalizada. Lo que pasa es que la mayoría de los sindicalizados están en el movimiento”.

A los maestros disidentes les asiste la razón cuando dicen que al gobierno está lleno de autoritarismo, simplismo y dogmatismo, que más que una reforma educativa es una contrarreforma laboral a la que no le interesa la calidad educativa; los gobiernos federal y estatal se dedican a amenazar, amedrantar y agredir a quien no se evalúe, comportándose como patrón que somete a sus empleados con el miedo, la merma de su salario e incluso el despido.

La violación a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es clara; empezando con que la ley impuesta no se discutió en el Congreso de la Unión, que fue un acuerdo tomado desde el “Pacto por México”.

Esta Secretaría de Derechos Humanos del CEN del PRD condena la agresión que sufrieron los maestros adheridos a la CNTE y hace un llamado para que prevalezca la calma y el dialogo, el interés por la calidad educativa y las propuestas pedagógicas que permitan ante todo dar educación de calidad.

La postura de la CNTE es clara, no se oponen a la evaluación, ellos mismos han presentado propuestas y hecho coloquios, congresos y asambleas; se oponen a la evaluación impuesta por el gobierno, que se traduce en premios y castigos, en sobornos y amenazas, en un control férreo con visión tecnócrata.

Exhortamos a los gobiernos federal y estatal para que garanticen el respeto y la integridad física, psicológica y moral de los maestros oponentes a la evaluación educativa. Exigimos alto a la represión y criminalización de la protesta social.

 

 

México, D.F. a 10 de diciembre de 2015

 

 

ATENTAMENTE

¡DEMOCRACIA YA, PATRIA PARA TODAS Y TODAS!

 

 

PALOMA M. CASTAÑÓN HERNÁNDEZ

SECRETARIA